lunes, 28 de febrero de 2011

Héctor Cepeda, reflexiona sobre un siglo en agonía


Héctor Cepeda presenta sus “cien sonetos para cien pendejos o Reflexiones sobre un siglo en agonía”, un libro cargado de coraje frente a un gobierno que, para el autor, es igual de mediocre que los gobiernos que han estado representando al país durante estos últimos cien años.

En estos tiempos en que cualquier forma de contrariar al gobierno resulta ser casi condenatoria, es valiente quien dirige su critica al presidente de la República, poniéndole ante sus ojos la realidad con toda la crudeza que en un momento de absoluto descontento, los seres humanos lo hacen con coraje.

En un saloncito dentro de las instalaciones de la Casa del Artista “Ana María Bringas de Martín”, en Torreón, Coahuila, el escritor leyó un discurso sumamente emotivo, en donde su voz parecía quebrarse en momentos cuando refería a las atrocidades en que el país ha caído. Una frase iracunda salió de él cuando renegaba de las contrariedades que hay en esta sociedad, referente en este caso a las costas mexicanas en las que los estadounidenses llegan como dueños de todo y los mexicanos sirven a sus antojos: “ya no sé si somos invadidos o somos invasores”

En los sonetos hay críticas al gobierno, a la teocracia; reflexiones sobre la sociedad, y a pesar de que el autor, en la introducción titulada “Reflexiones sobre la agonía de un siglo” mencione que sus textos no tienen nada de poesía: “…en estos poemas me sometí a la forma como experimento para expresar mi descontento con métrica poética; porque en sí mismos los temas, carecen absolutamente de poesía…” hay versos que logran figuras muy interesantes: “…Tengo en mis genes la maldad/ sólo porque así marchan los instintos/ La nada y el más allá son distintos./ Se venden… la garantía es tu bondad…”

Así como la antipoesía de Parra, Héctor Cepeda cubre con los elementos que los especialistas han encontrado en los antipoemas: la impotencia expresiva para dar cuenta de la realidad; lo que quiere expresar el antipoeta. Esto alejándose de la forma tradicional, haciendo a un lado “lo bello” para enredarse en lo cotidiano, donde se usa la sátira, el sarcasmo, el humor negro; ridiculiza al ser, es escéptica, por mencionar algunos, que se encuentran dentro de los sonetos de Cepeda.

La sensibilidad del autor frente a los acontecimientos actuales de su país, de su Latinoamérica y su mundo, se ven reflejados en cada verso; las frases manifiestan rencor ante una realidad mediocre, incapaz de resolverse y proponiendo una solución basada en la VOLUNTAD como medio para combatir la violencia con la no violencia.

En la parte titulada “Decálogo de Medidas Preventivas Contra la Violencia”, el primero dice: “Tener la voluntad de no ser violento”, y en “El Cómo” describe las formas para lograr cada una de las partes del decálogo. Por lo tanto esta obra tiene una diversidad temática que lleva al mismo objetivo: a las “Reflexiones sobre un siglo en Agonía”

Respeto y aplaudo la valentía con la que el maestro Héctor Cepeda describe, cuestiona y reflexiona sobre la realidad, enfrentándose directamente con quienes para él, son culpables de los problemas que los mexicanos cargan día a día: pobreza, discriminación y el miedo.

miguel-amaranto@hotmail.com



No hay comentarios: