domingo, 30 de enero de 2011

Un buen domingo con la banda Municipal de Torreón


Salir el domingo a solas con mi hijo es una experiencia inexplicable; quienes son padres conocen lo que no puedo descifrar; llevarlo de la mano, ver sus pasos me llena de emoción, sobre todo cuando su curiosidad rebasa su existencia. A sus casi tres años me da gusto que aún no entienda los problemas que aquejan a la sociedad; me place que esté totalmente alejado de la violencia; pero lo que me conduce a un orgullo mayúsculo es el gusto que tiene por la música.

Un amigo guitarrista, Jorge Domínguez; a modo de regaño amistoso me dijo que no debo conformarme con el orgullo paternal que nos conduce sólo al ego, sino que busque la forma de inducirlo al buen camino de la música; enseñarlo y familiarizarlo con ello. Y gracias a mi labor de reportero, llegan a mis manos los eventos que organizan las instituciones culturales.

Este domingo 30, llevé a mi hijo a espectar la presentación de la Banda Municipal de Torreón. Con el afán de que vea a músicos en escena asistí a la Plaza Madero donde se dio la cita. No soy músico, pero la música es algo que también me gusta. Me considero un buen oyente y no cualquier sonido me llena el oído. Asistí sin ningún antecedente de la banda pero con ganas de escucharla. Llegué cuando se estaban haciendo pruebas de sonido y mi hijo ya había puesto toda su atención en los instrumentos.

Cuando el concierto inició no tuve más que disfrutar de cada una de los temas. Melodías como “Ángeles más grandes del cielo”, “El relicario”, “Sobre las Olas”, “la bikina”, música disco de los 70s entre otros, fueron los que expusieron en cada nota el talento de los músicos y la maestría del director Juan Barrios.

La música brillaba en los ojos de mi hijo. Las notas paseaban por su mente y lo hacían pensar en no sé qué: bailaba, quería tocar, aplaudía. Es difícil mover las emociones de un niño; escribir cuentos infantiles o poesía para niños no es un juego; y que la música los mantenga atentos supongo que tiene la misma dificultad. Entonces deduzco la calidad, el desempeño, la disciplina y la pasión por lo que se hace.

Si el Instituto Municipal de Cultura de Torreón le ha apostado a esta banda, vale decir que los recursos no están siendo depositados en un saco descocido; el talento justifica el recurso, la calidad lo garantiza y el director sella su garantía.

Es esto lo que place. La cultura es lo que debe llenar las conversaciones en las calles, en las plazas. Que todo mundo diga que de alguna manera está involucrado con el arte, así como pregonan sus vínculos con los malos actos.

Que las calles se llenan de ritmos melódicos es como acariciar el oído de tanta estridencia; acariciar el alma de los golpes estrepitosos que nos da la realidad. Es como viajar en el tiempo a momentos agradables de la infancia, la adolescencia, de la juventud guiados por los sonidos y el compás.

Termina el concierto y mi hijo queda satisfecho, con ganas de tocar la tarola, los platillos; admirado por el saxo, el clarinete, las transversales y todo lo demás. Ha sido un buen concierto, no me queda duda de ello. Este domingo ha tenido ritmo.

Comentarios:
miguel-amaranto@hotmail.com

“Otro Amanecer” en Ciudad Lerdo


Rescatar la memoria histórica de Lerdo es un objetivo que está dentro de los programas del Municipio a través de la Dirección de Educación de Arte y Cultura; por ello se realizó la conferencia “Otro amanecer: literatura e historia en Lerdo”. Con la participación de la escritora Yolanda Natera y la investigadora Laura Orellana se entabló una charla enfocada en una mujer que luchó por los derechos de su género en épocas en que el machismo hervía en la sociedad.

Pionera del movimiento feminista en México, Hermila Galindo nació en Lerdo, Durango el año 1896; convencida de sus ideales antireelecionistas, los transmitía a sus alumnos en Durango y Chihuahua. Una mujer que no sólo fue maestra, sino una luchadora social, oradora por excelencia y periodista. De ahí que fundara la revista “La Mujer moderna”, publicación que promovió el desarrollo de las mujeres ubicándolas en el lugar que les correspondía en la sociedad.

Sobre ella trató la conferencia y la exposición también de la novela “Otro Amanecer” de Yolanda Natera, el cual, desde el ojo observador de Sara Romero, su protagonista, nos muestra a un Lerdo de aquella época y la sorpresa que se tuvo con la llegada de Hermila.

He tratado en un par de columnas la valentía de la mujer y la importancia de su participación en los grandes movimientos, particularmente latinoamericanos; por mencionarlos: “Las mujeres en la independencia y la revolución mexicana” y “Quién es más valiente”. En ellos admiro el valor de la mujer; manifiesto mi aberración al machismo y mi descontento por la falta de oportunidades aún cuando la política adorna sus discursos con el tema.

Por ello, “Otro amanecer” significa recordar a la sociedad que gracias a las mujeres no nos hemos salido de la órbita social; gracias a ellas no hemos perdido el piso puesto desde su anonimato hemos aprendido todo para ser lo que somos.

Aplaudo este evento por el tema; porque pone en manifiesto el interés de hombres que tienen la sensibilidad para conseguir que se toque el tema sin tapujos. Al alcalde de Lerdo, Roberto Carmona por promover este tipo de eventos; el profesor Froilan Leal quien a través de la Dirección de Educación, Arte y Cultura hicieron posible, y no sólo ello, su equipo de trabajo adaptó un escenario al estilo de la época que trata el libro de Yolanda Natera.

Y no hago la mención para ganarme su aprecio, insisto: cuando hay logros hay que mencionarlos igual que los errores. Los buenos eventos hay que difundirlos, hablar de ellos; que la sociedad se entere de que esto también existe, que sepa que la cultura también es noticia. Porque buenos somos para buscar el hilo negro de todo, pero bien perezosos para asistir a los eventos y tener otra perspectiva de lo que acontece.

Así como he juzgado, también he reconocido, y este evento lo difundo por el tema y porque me da gusto que hay humanos de mi género que promueven la participación de la mujer.

He hablado acerca de la conferencia y de manera superficial de la novela; sobre esta hablaré después con más detalle.

Comentarios.
miguel-amaranto@hotmail.com

sábado, 29 de enero de 2011

Sobre “Evocaciones del Placer y del Alma”

en la foto: Arcelia Ayup y Renata Chapa
Uno de los acontecimientos que en la sociedad debe celebrarse es el nacimiento de un nuevo libro. Tener en las manos la esencia del autor es llevar consigo un ramo de emociones que nos comparten con toda confianza en un afán de manifestar un montón de reacciones emotivas que el cuerpo experimenta para imprecarlo con la pluma.

Independientemente de la temática del texto, la creatividad es lo relevante, la propuesta del autor y el atrevimiento a lanzarse a las fauces de la crítica. Si el libro gusta o no ya es asunto del lector manifestarlo; el autor ya cumplió con su parte. Él sabe si su obra cumple con las exigencias que él como lector las haría; y sabe si su obra será comprada por su numeroso círculo de amigos.

Pero la publicación de un libro que es gestionada por una institución cultural del municipio da de qué hablar en el buen sentido de apreciación; primero porque manifiesta la atención que se presta a los nuevos proyectos, y segundo porque da pie a la continuidad de publicaciones de nuevos autores, ávidos de ser leídos y escuchados.

El libro “Evocaciones del Placer y de Alma” de Arcelia Ayup, publicado por la Dirección Municipal de Cultura de Torreón, quizá no sea un gran aporte a la producción literaria; pero sí, como ella lo manifestó, aporta a la identidad cultural a través de la cocina; invita a los lectores a atreverse a inmiscuirse en las nuevas recetas de su creación, sea hombre o mujer, en un acto de manifestar que el género es lo de menos cuando el sabor impera.

A estas alturas de la vida en que la tecnología ha avanzado y las “civilizaciones” siguen siendo retrógradas, recordar a la sociedad que no debe haber diferencias sexuales no está demás. Y este libro aporta también en ello porque- yo diría- que la igualdad hay que recordarse hasta en la sopa.

No soy buen cocinero pero me gusta estar metido en ollas y cucharones; la comida es en mí un tranquilizante a mi ser hiperactivo. Soy fácil de seducir por un buen platillo, el más simple que sea, pero que esté bien adornado. Ahí es donde la creatividad toma su cause, se deja llevar por esas emociones que da el placer de hacer bien las cosas y termina en la satisfacción de quien la consume.

Evocaciones del Placer y del Alma- como ya lo dije- lejos de ser un aporte a la producción literaria, lejos de llevarnos por mundos fantásticos con historias que nos llevan de la mano por sus senderos; nos sirve de guía para inventar paisajes en los platos, para probar sabores extranjeros y sentir la mano de su autora en la nuestra, llevándonos al compás del sazón.

El éxito en la venta de este libro el día de la presentación, abrió la oportunidad de que sea reeditado por encargo del Instituto Municipal de Cultura de Gómez Palacio; una propuesta favorable para el libro, y entusiasta para escritores que buscan también la publicación de su obra. Es un gran paso de las instituciones, una puerta abierta a la confianza de los creadores y un evento que se aspira con buenas expectativas.

miércoles, 26 de enero de 2011

Banda Infantil y Juvenil de Lerdo. Un ejemplo a seguir


Cuando conocí ciudad Lerdo me gustó desde que entré en sus calles. Una ciudad tranquila en la que se respira un aire más natural que en otros lugares debido a su abundante flora. Es una ciudad de muchos jardines. Sus plazas son muy peculiares, un tanto mágicas. Cada vez que voy regreso con la misma impresión de siempre. No deja de gustarme. Siempre será un lugar para pasear con buenos pasos.

Y la cultura no es algo que esté alejado de ella. Cualquier expresión artística fluye en sus entrañas, pasea pos su calles, contagia al niño y al anciano que se sienta en la plaza. En esta ocasión quiero referirme a la Banda Infantil y Juvenil dirigida por el maestro Jesús Macías.

En entrevista, nos contó que la banda se inició en octubre del año 2006 con el objetivo de rescatar y mantener la tradición de la Banda como género musical. Ángeles Macías, encargada de la vinculación con otras bandas del país y parte del equipo de trabajo como maestra, mencionó que otro de los objetivos es tocar ritmos como el danzón, el son y preservar la Banda puesto que tiene mucha historia.

Lo que parece difícil en cuanto a trabajar con niños y jóvenes, por la diferencia de edades, el Profesor Macías manifiesta que no le es complicado debido a que los integrantes llegan con dedicación y con ganas de aprender, de tal manera que la interacción es condescendiente.

La Banda Infantil y Juvenil, pertenece a la Dirección de Educación, Arte y Cultura de Ciudad Lerdo, y tienes sus ensayos constantes en el patio de Tránsito, los lunes, miércoles y viernes, y el sábado ensayan en el Kiosco de la plaza principal para deleite de quienes por ahí pasen.

Al escucharlos sentí esa fusión entre música y paisaje, entre disciplina y admiración. Todos atentos a su director que igual enseña al más pequeño que al más grande. La calidad se manifiesta en sus seleccionados nacionales de bandas juveniles, quienes estarán en febrero en la ciudad de Fresnillo, así lo mencionó Ángeles, mientras el maestro Jesús exhalaba un gesto de orgullo. Esto es parte de una gira que tendrán todo el año, además de su participación en encuentros nacionales.

Llena de satisfacción, de orgullo saber que hay logros a favor de la cultura; que hay noticias que sobrepasan las notas rojas y que hay que difundirlas. La sociedad necesita saber de esto y de todo cuanto pueda declararse en beneficio de las expresiones artísticas.

Con mucho trabajo, con dedicación, con esfuerzo y sobre todo con una buena relación con los integrantes, es como ha crecido esta banda. Como dice Ángeles, la banda es ya una gran familia, además de ser un grupo. Y el maestro Jesús admite que se siente gustoso de ello, y que cataloga a cada uno de sus integrantes como sus hijos.

Con carisma, con una sonrisa que viola los esquemas de la hipocresía, el maestro manifiesta que no hay diferencias en este grupo, y es eso- como ya lo mencioné- lo que mantiene firme, disciplinado, sin displicencias y exitosa a esta banda.

Comentarios:

Miguel-amaranto@hotmail.com

miércoles, 12 de enero de 2011

Noche de las estrellas en Gómez Palacio Dgo.

Cuando llegamos al curso de Química o Biología y nos enseñan que nuestro organismo funciona a base de reacciones química, es un tanto difícil creer que todo elemento que forma nuestro cuerpo, también hace que el universo exista. Pero pocas veces o sólo cuando el amor nos hace perceptivos, nosotros miramos el basto cielo y la infinidad de estrellas que lo forman, en un acto de cursilería y romanticismo; de ahí no pasa y el cielo, nuestro cielo es un presente perpetuo e ignorado por la mayoría de los seres humanos.

Es entonces que cuando las instituciones públicas y privadas le apuestan al cielo, hasta los astros se asombran; por lo que debe difundirse la propuesta antes que su estrellita de iniciativa colectiva se apague; para que no se vuelva un agujero negro donde las buenas ideas se pierden en el espacio del olvido.

Este año, el paseo por las estrellas estará guiada por el comité loca de “Noche de las Estrellas”, integrado por el Ayuntamiento de Gómez Palacio, Dgo; la Sociedad Astronómica de la Laguna, Área de Química del Tecnológico de la Laguna, el Instituto Municipal de Cultura de Gómez Palacio, Dgo., la Alianza Francesa de Torreón; el Planetarium Torreón, el Museo Regional de la Laguna; Prograiencia Vivencial de la Ciencia: CEVIC, el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología, y Grupo Lala; para que los ciudadanos de la comarca lagunera, por tercera ocasión hagan “Química con el Universo” con varios elementos: telescopios, láser, con talleres para niños, actividades culturales, entre otros. La cita está programada para el 26 de Febrero de este año, desde las 6:00 pm a las 11:00 pm, en las instalaciones de la Expo Feria de Gómez Palacio. Un horario muy adecuado para que la observación sea clara.

En entrevista con la Directora del Instituto Municipal de Cultura de Gómez Palacio, la maestra Renata Chapa, enfatizó en algo que a juicio personal, le va a dar un tono más brillante: que si los ciudadanos van a hacer química con el universo estelar, también hagan química con el universo cultural; y esto, porque se realizaran actividades artísticas como parte del evento.

Esta iniciativa provoca una sensación de ansias para ser parte de ella; invita al ser humano a tener contacto con su entorno astronómico; a conocer cuando menos conceptos básicos de lo que ocurre fuera de nuestro planeta, sobre todo en estos tiempos en que los científicos Martin Dominik y John C. Zarnecki, señalaron en la revista científica Philosophical Transactions A, de la institución británica Royal Society, que “hay una posibilidad realista de saber si estamos o no solos en el Universo....Si ocurre que no estamos solos…, esto afectará de manera fundamental la manera en que la humanidad se entiende a sí misma, y necesitamos estar preparados para las consecuencias”. Cierto o pantallaso de humo, tenemos que conocer pues aquello que nos rodea, conocer nuestro sistema sistema solar, ver las estrellas y conocer su origen, su estructura, etc, y para ello se realizarán cursos y certificaciones de Astronomía Básica, impartidos por Planetarium Torreón y la Sociedad Astronómica de la Laguna AC; dirigida a todo ciudadano que tenga la inquietud de aprender Astronomía. Para inscribirse a estos cursos deben llamar a las oficinas de Planetarium Torreón, al teléfono 267 52 56.

Para esta ocasión los cursos se han titulado “Astronomía y Observación Astronómica Básica” y está dirigido- como ya lo dije- para todos. Si tienes un telescopio y lo usas para todo menos para lo que es, por desconocimiento de sus funciones, entonces puedes inscribirte y tomar el curso, con el único requisito de asistir. Los cursos serán gratuitos.
Eso es lo mejor: que te eduquen, te acerquen a un conocimiento nuevo donde no vas a pagar, es una oportunidad que hay que aprovecharla. Incrementar el bagaje intelectual es lo que necesita la sociedad, la juventud sobre todo, que se ve tentada por malos hábitos que pululan en el entorno inmediato.
Algo que siempre voy a celebrar y aplaudir, es esa iniciativa de las instituciones que apuestan a la educación, a la cultura y las artes; ese afán por involucrar a la sociedad en actividades distintas a su cotidianidad, donde la mente captará emociones alejadas de la realidad que amenaza nuestro presente.

Comentarios a
Miguel-amaranto@hotmail.com

miércoles, 5 de enero de 2011

A propósito del año nuevo

Después de haber gozado de la variedad inevitable de platillos que se preparan en las fiestas navideñas; y después de esas ansias que cada fin de año se manifiestan en mí debido a la llegada del nuevo ciclo, me hallo en medio de muchos deseos que, a pesar de utópicos, les doy un carácter de posibles.

La esperanza es eso en lo que los seres humanos refugiamos todas nuestras aspiraciones y por ello hacemos lo posible por mantenerlo con nosotros en todas partes; no la descuidamos ni en los pensamientos impuros. Y en los brazos de ella, he hallado regocijo para todo lo que deseo como miembro de una sociedad en la que la violencia y sus consecuencias menoscaban su tranquilidad.

Desgraciadamente los medios de comunicación, los que llegan en gran número a las manos de los ciudadanos, han optado por hacer de las malas noticias un negocio que no sólo queda en los ojos del lector-espectador, sino que se divulga en cantidad convirtiéndose en un chismarajo masivo; hace de las pláticas una fábrica de morbo en la que sus fabricantes no se conforman con comentar la noticia, sino que la tergiversa y la exagera.

En diciembre se acostumbra a detonar cuetes y artículos de esa índole como parte del show navideño. Quienes hacen reventar sus explosivos para “alegrar” la calle y correr y reírse de los que se asustan por el ruido, quizá no saben que dentro de sus casas, hay familias con el temor en la piel creyendo que se trata de otra cosa. Sucede que ahora cualquier detonación nos carcome el sosiego.

Es entonces que sin tanta ciencia, uno descubre hasta dónde puede llegar la curiosidad del ser humano y su afán por descubrirla hasta convertirla en morbo. A pesar del susto, a pesar de que ya las muertes son la sombra de la realidad, el ciudadano sigue buscándolas para alimentar su mente con tres M: Masoquismo, miedo y mierda. Y todos reclamamos paz a las autoridades pero consumimos el terror, dejando de lado lo que he dicho ya en otras columnas: todo aquello que los creadores generan para compartirlo con su entorno, pero el entorno, tiene los ojos a la espera cosas peores.

Cualquier manifestación artística es juzgada. Un artista es un loco sin chamba que busca atención; la sociedad genera crítica sin asimilar lo que alguien crea. La lectura es precaria y el amarillismo un gran negocio.

Es lamentable ver cómo la gente camina sin sentido humano; la pobreza extrema es un elemento que adorna los parques, un bulto que no provoca ninguna reacción; la sociedad es un grupo que ha perdido su lado sensible y todo esto, sirve para armarlo como discurso político.

Uno de mis grandes deseos es que todo este mal, esta herida que se le ha abierto a nuestra realidad, se vaya cerrando poco a poco, cicatrice cuando menos este año. Y yo no voy a invitar a la gente a contribuir en esta cura: todos sabemos qué hacer.

Una cosa es que nuestra sociedad sea gobernada por funcionarios, y otra es que ellos sean los únicos que pueden combatir toda clase de mal que se genera. Nosotros también somos parte de un país que necesita que pongamos atención a sus padecimientos. No es sólo sobarle el dolor pagando impuestos, sino ir al centro del problema con la actitud. Esto no quiere decir que desviemos la atención de lo que los políticos hacen, sino de generar también nosotros desde nuestras trincheras lo que deseamos ser como país.

Por fortuna la esperanza es inmortal y omnipresente, es el corazón del alma y no se apaga aunque el terror nos tenga apretando el cuello; es lo que da fuerza al cuerpo para levantar la cabeza y seguir luchando; un arsenal de emociones para enfrentar la adversidad, lo que une a los seres humanos para mantener en pie nuestro país.

La tranquilidad social no se va a conseguir tirando piedras y escondiendo la mano, sino, cumpliendo cada uno de los buenos propósitos que nos hemos hecho para este nuevo año; manteniendo siempre el entusiasmo que se siente cuando dan las doce, cuando todos nuestros planes se ponen frente a nosotros justo en el primer minuto que despide al año anterior.

Lo que escribo no es nuevo; es algo que siempre se dice pero que no está demás manifestarlo. Y yo insisto en que jamás he pretendido llevar a la reflexión con sermones aburridos; solo comparto esta emoción y exponer cada una que se genere es parte de mi propósito de todos los años. Si- como dice Jaime Sabines- “…la Juventud se adquiere por contagio…” creo que también los buenos deseos se contagian si se mantienen con el espíritu juvenil. Porque no es joven el que se halla en la primavera de sus años, sino el que a su edad sigue viendo que en su vida no han dejado de crecer las flores.

Por ello, debo decir que me siento lleno de entusiasmo, de ganas por seguir con mi labor, lleno de historias en la cabeza que quiero contar, ansioso de ir de la mano con mis conciudadanos para curar la realidad y cambiarle el semblante a las horas; y sobre todo, lleno de motivos para seguir aquí contigo y compartir de este año, cada segundo de principio a fin.

Comentarios a:
Miguel-amaranto@hotmail.com