lunes, 27 de diciembre de 2010

Entrevista a Segundo Manuel Aguinaga Pérez.

Tuve la oportunidad de entrevistar a Segundo Manuel Aguinaga Pérez, a fin de su gestión como alcalde de Oyotún, y lejos de hacer un juicio personal acerca de lo que conversé con él, invito a ustedes a que dejen su opinión acerca de ello. Manuel ha sido el primer alcalde oyotunence con el que he tenido la oportunidad de conversar y entrevistar a distancia y espero poder hacerlo con el alcalde electo, para darle seguimiento a la obra y continuidad a lo que acontece en nuestro pueblo.

Y no sólo con los funcionarios públicos, sino con todo aquel que quiera decir algo a favor del bienestar y el crecimiento de nuestra sociedad.


Miguel Amaranto: Manuel, cómo terminas tu gestión

Segundo Manuel: cumpliendo algunas metas, pero lo más importante es que con algún retraso las obras prioritarias están garantizadas en su ejecución por ejemplo la carretera están en cancha ya las maquinarias que garantizan su inicio y desarrollo y el Agua Proyecto integral se acaban de girar los 08 millones de parte del ministerio de Vivienda para su desembolso en enero

Miguel Amaranto: Durante tu gestión, ¿cuáles han sido los retos que haz enfrentado y cuáles los proyectos que haz concluido con éxito?

Segundo Manuel: Se culminaron con éxito las electrificaciones, las ejecutadas con recursos propios como pavimentaciones, locales comunales y quedan en plena ejecución las de saneamiento, debido al monto de su inversión y lo complicado de su ejecución por lo de Cira, y los intereses que existe sobre la ejecución, políticos sobre todo. ¿Sabes? El monto y el calendario que se acordó con el ministerio nunca se cumplió a pesar de que esperábamos que en Setiembre se tenga todo el desembolso pero parece que el gobierno se excedió en sus compromisos y en 7 meses no se giró nada.

Miguel Amaranto: ¿y cuál crees que haya sido el motivo por el cuál no se cumplió?

Segundo Manuel: Los compromisos políticos que tuvo la gente de gobierno retraso lo planificado y, como nos descuidamos un poquito confiados en el compromiso, nos obligó a retomar la presión, volvimos a la gestión y se depositó pero para enero; el contratista nos denunció e hizo problemas por ese tema pero eso se deriva por la negligencia del estado.

Miguel Amaranto: ¿Tú haz reclamado esa falta de atención del gobierno?, ¿haz respondido a la demanda?

Segundo Manuel: Si; fíjate, volví a seguir a Javier Velásquez y me respondió al mes y con su carta fui al ministro de vivienda y me dijo que ya no tenían dinero. Hace poco menos de una semana me llamaron para decirme que del fondo que algunos no utilizaron habían cogido para financiar "algunos " proyectos entre ellos el mío.
Sí respondí a la demanda y creo que el nuevo alcalde tiene toda la facilidad para tomar decisiones que permitan culminar esta obra. Fuimos a un arbitraje y ahora se nombraron a los miembros, pero por plazos tenemos todo para ganar. Aprendí que por incumplir plazos te ganan un proceso. Es un problema que merece toda tu atención

Miguel Amaranto: Manuel, ¿crees que terminas tu gestión con éxito?

Segundo Manuel: Creo que hemos cometido errores pero sin ninguna duda mi gestión marca el inicio de una gestión diferente donde se demostró que sí podemos pensar y actuar en grande sin complejos y atraer inversión de otros sectores: ONG´s Región, Provincia y Gobierno Central, con propuestas serias y visión de Cuenca, con mirada de futuro. Los proyectos que se quedan en cartera son grandiosos y sé que se llegarán a cristalizar siguiendo la misma línea de trabajo, invirtiendo en gente capaz para responder a la altura de los organismos que necesitan de nosotros.

Miguel Amaranto: Manuel, me da gusto conversar contigo, sobre todo en estas épocas navideñas y casi en el momento en que culminas tu gestión, he tenido el gusto de hacerte otras entrevistas y agradezco por haber aceptado. Para concluir con esta entrevista vía messenger, ¿qué te deja la experiencia como alcalde de un pueblo alejado de la provincia?

Segundo Manuel: Muchas, muchísimas, en realidad sé que hoy he mejorado mi capacidad para analizar los problemas de mi vecindad y aprendí que algunas veces hay que sacrificar el bienestar individual por el bien común, lamentablemente en nuestra zona el asistencialismo se mantiene como una costumbre pero el nivel de educación irá combatiéndola conforme vayamos elevándola, creo que hoy haría una mejor gestión, pero me capacitaré; estoy invitado a viajar a Philadelphia aprovecharé para enriquecer mi experiencia y regresaré a mi país para poner la cuota de capacidad adquirida, me capacitaré en Gestión Social que es un tema el cual junto a Finanzas en políticas Publicas me apasionan.

Miguel Amaranto: Es grato saber que una persona como tú vaya a seguir capacitándose; sobre todo porque ello implica que quienes tengan conocimiento de ello, sobre todo la juventud, se sienta motivada a salir del conformismo, la mediocridad para centrarse en la educación y la preparación que es lo que hace falta en un pueblo como el nuestro. Manuel, nuevamente gracias y espero que sigamos teniendo este tipo de conversaciones, como espero tener con el alcalde electo Teodoro Vargas.

Segundo Manuel : Tengo fe que nuestro pueblo marchará hacia una mejor manera de vivir ...cuídate y saludos a todos quienes forman tu familia y te hacen feliz.. bye

Miguel Amaranto: hasta luego.

Comentarios aquí mismo o a miguel-amaranto@hotmail.com

miércoles, 15 de diciembre de 2010

La Navidad y sus bondades

Diciembre ha sido para mí un mes en el que los sentimientos han chocado como truenos provocando cierta lluviecita en mis ojos; no por carencias extremas o por falta de regalos, sino por la angustia de no saber con cuál de mis padres pasaría Navidad. Antes de su separación, recuerdo, que los 5 soles que me daban cada viernes decembrino, lo gastaba comprando cuetes, rasca pies y objetos explosivos que anunciaban Navidad. Todo era una diversión enorme; ver la infinidad de chispitas que aparecían frente a los ojos maravillados de ese niño que fui, hacían creer que podía tener uno estrellas en las manos; todo ruido provocado por la pólvora me llevaban al éxtasis, hasta que se acabó cuando mis padres tomaron navidades distintas.

Desde entonces esta fecha no ha sido una celebración esperada. Gran parte de mi infancia pasó así. Quizá esta sensación de que algo faltaba en mí era mitigado por el alboroto que armaban mis primos; ellos eran los esperados en Diciembre. Entonces me hice reacio a ser partícipe de esta festividad, luego incrédulo conforme los libros me cambiaban las ideas hasta que salí del Perú. Aquí en México todo seguía igual en los diciembres, aunque algo empezó a provocar ansiedad no en todo mi ser, sino en el paladar: las Reliquias, los tamales, el champurrado, entre otras variedades culinarias que probé en casa de unos amigos. Pero la sensación que se inició en mi infancia seguía, ahora ya con más nostalgia: ya no tenía esa disyuntiva de ¿con papá o con mamá? Sino, un vacío que no llenaba nadie, ni las llamadas por teléfono de ambos.

Pero los cuetes, y todo artículo explosivo, las luces de bengala y más me llevaban de la mano a la infancia, como diría en su poema Tristitia el gran Abraham Valdelomar, a “mi infancia que fue dulce, serena, triste y sola”. De alguna forma, el alboroto en las calles de Torreón, el correteo de los niños, las luces en las casas me conducían a una sonrisa, me daban cierta tranquilidad; pero nada hacía emocionarme al máximo, nada me provocaba desear con ansias la Navidad.

Pero aunque no soy creyente, respetando a quienes celebran la Natividad del niño Jesús, la percepción me ha cambiado. Desde que tengo una nueva familia, y sobre todo, desde que tengo un niño, espero esta fecha con gusto, no para placer mío, sino, para ver la expresión de mi hijo cuando abre su regalo, y para ver el rostro alegre de quienes me rodean cuando me ven entrar al mitote.

En estos tiempos en que la violencia a sobrepasado los límites de la transigencia, ha llegado a ser el temor de quienes andamos por las calles, es bueno buscar alternativas para no dejarnos absorber por emociones que no han sido del todo comunes en nuestras vidas. La familia es una de ellas, buscar diversión en la familia implica una armonía constante, y en estos tiempos en que la violencia es el pan de cada día en las páginas de periódicos, y es lo que nos hace temer a la noche; fomentar la violencia en la casa se convierte en una actividad enfermiza y masoquista.

Volver a la infancia, ilusionarse como entonces da otro sentido a estas fechas que lejos de creencias religiosas, encontrar la paz debe ser el objetivo: paz en nosotros y en los otros; hacer oídos sordos a detonaciones que no sean cuetes y objetos de estas fechas; dejarnos llevar por el alboroto de los infantes: volver a la infancia es negarle arrugas a los años.

De esta forma es que Navidad tiene otro sentido para mí, un sentido que yo he buscado; una forma de hallar tranquilidad en los seres nuestros, en la familia.

comentarios:
miguel-amaranto@hotmail.com

miércoles, 8 de diciembre de 2010

La Falta de lectura es un problema de educación: Erick Sánchez

Visité la librería Gandhi aquí en torreón y me entrevisté con Erick Sánchez quién es el encargado de relaciones públicas. Y el tema- aunque obvio vale mencionarlo- fue la lectura en esta Zona del país.
Antes que nada, Erick invitó a la sociedad a visitar la librería, la cuál tiene un pequeño café y un foro. El lugar está abierto para todo artista que quiera hacer una exposición, presentación de libros, hacer una obra de teatro, o dar conferencias. Lo que me agradó de esto es que Gandhi no cobra un peso a los que soliciten el foro. El único requisito-mencionó Erick- es conocer su obra y su biografía.
En cuanto al tema de la lectura no hay nada novedoso: hay escases de compradores de libros; la sociedad está envuelta en un problema de inseguridad que invita al morbo a comprar periódicos amarillistas y seguir con este tipo de noticias que se difunde ya a manera de chisme.
Erick Sánchez enfatizó que el problema de la lectura radica en la falta de educación, en la falta de preparación de la sociedad, y la escases de difusión a la lectura.

Tere Muñoz coincide con la opinión de ErcikPor otra parte, Teresa Muñoz, directora de la escuela de escritores de la Laguna, enfatizó que el problema de la lectura en México es tan parecido al problema de crisis y de inseguridad.
Dedicada a educar nuevos escritores y aficionados acérrimos de la lectura, Tere Muñoz ha venido trabajando en la Escuela desde hace diez años en que se fundó. Por tanto, con la experiencia que tiene en el tema, sabe muy bien que la asistencia en la escuela ha disminuido de manera considerable, producto de la falta de impulso la lectura que hay en las escuelas.
Como maestra universitaria, manifestó que la escuela fue fundada con la intensión de ofrecer talleres dirigidos a estudiantes de comunicación, Derecho y todas la carreras que inclinan más a la escritura; pero se concluyó que ese grupo universitario son los que menos interés tienen por la lectura.
De esta forma, invita a los padres de familia a sentarse con sus hijos y leer un libro, sin importar el tema. Se trata de que eduquen a sus hijos en una cultura de apreciación a la lectura: “porque somos una sociedad que escribe, y no sólo los grandes escritores escriben; sino todos de alguna manera tenemos que hacer un oficio, etc”. Enfatizó.
Yo dejo a su criterio la opinión que han generado mis entrevistados. Todas estas conversaciones usted los puede encontrar en la página www.extradelalaguna.com.mx y dejar sus comentarios.
Sugerencias, opinión: miguel-amaranto@hotmail.com

Conversación con Celina Padilla

Una de las cosas que me entusiasman es cuando sé de gente que se preocupa por un sector de la sociedad que se ha ignorado y en el peor de los casos, burlado por su condición de ser. Por tal motivo, la conversación que tuve con Celina Padilla, Coordinadora de Gestión y Desarrollo de un grupo de Teatro que se llama Seña y Verbo. Este grupo tiene su lado especial en este aspecto: es un grupo de teatro en el que sus actores principales son sordos.
Esto me lleva a la reflexión quizá trillada, pero con el mismo común denominador de todos los temas que se caracterizan como clichés: la ignorancia de quienes leen o escuchan.
Como buenos seres humanos de tercer mundo, la mayoría de nosotros no hacemos más que burlarnos de quiénes padecen algún defecto o una incapacidad física. Pero cuando nos demuestran tener mejor desempeño en diversas actividades, nos cae el balde de agua fría pero insisto, como buenos conformistas, sólo observamos y continuamos con nuestras querellas por muchos pretextos que inventamos para evitar hacer tal o cual cosa.
Lo que Celina Padilla me comentó me llena de orgullo, no porque yo pertenezca a Seña y Verbo, sino por la intensión humana que esta Compañía ha desempeñado desde hace muchos años.
Instalados en la ciudad de México, los actores de Seña y Verbo han logrado traspasar fronteras no sólo fuera de la ciudad, sino, han llegado a otros países demostrando el nivel actoral que conciben mediante una preparación continua y profesional. A parte de la preparación, los sordos- como menciona Celina- nacen ya con ese lenguaje de gestos. Esto permite que las obras que representan se entiendan, porque el silencio, es un lenguaje universal.
“No es un teatro dirigido a sordos”- menciona Celina Padilla- “sino un teatro hecho por sordos para toda la sociedad”. Por lo que hace a invitación a todos los interesados comunicarse con Seña y Verbo a través de facebook y la página de internet.
Amigos, yo los invito a seguir más de esta entrevista, en la página de internet www.extradelalaguna.com.mx
Comentarios, sugerencias y más:
miguel-amaranto@hotmail.com