viernes, 2 de octubre de 2009

Sobre la violencia militar

Hace ya casi una semana, el periodista Carlos Puig, entrevistó al depuesto presidente de Honduras, Manuel Zelaya, y algo que me pareció interesante fue una observación que hizo éste, referente a la opresión militar que se estaba ejerciendo en ese momento, en su país, para con la embajada Brasileña que lo tenía hospedado. Decía él, que el ejército está para defender al pueblo de los enemigos, no para cometer barbaridades y abusos de autoridad con la sociedad civil.

¿Por qué esta referencia? Por que en México, el gobierno federal, encabezado por el presidente Felipe calderón, a estado llevando a cabo la lucha contra el narcotráfico, en una aparente guerra en la que se involucra el ejército nacional, la policía Federal y las policías de los estados y municipios. Ante esta ola de violencia, este ejército a estado actuando des considerablemente ante los ciudadanos, haciendo uso de poder otorgado por el gobierno, para desarrollar actos de maltrato a la ciudadanía, con el argumento de que se trata de operativos y revisiones de rutina, mas los generados en los cateos que hacen en negocios y casas particulares . Considerando que México no es un gobierno dictatorial, estas medidas, estas formas de actuar del ejército ¿no lo hacen ver como tal?

En un país violento, en el que deberíamos sentirnos protegidos ante la presencia de las fuerzas armadas, en los ciudadanos florece un cierto temor, sobre todo cuando existe la presencia de la policía municipal, a quienes en varios estados de la república, se los ha visto infiltrados con el crimen organizado.

¿Qué medidas debe tomar el gobierno federal para combatir este mal? y ¿cuál es ese mal en realidad? Muchos opinan que el verdadero mal es la delincuencia común, lejos de lo que se ocasiona con el crimen organizado, ya que las ejecuciones que se han generado con los segundos, han sido entre ellos en un afán de ajustes de cuentas y la muerte de civiles ha sido de manera indirecta. Pero la realidad es que no se ha visto un buen resultado que digamos. Sucede que en las ciudades donde se generan actos violentos entre grupos armados, mientras estos ejecutan sus ajustes en un punto de cierta ciudad, el ejército y las policías “vigilan” los sectores opuestos, de tal manera que pocas veces hay detenidos y las investigaciones no siempre les lleva a algún punto.
Las fuerzas armadas- como dijo Manuel Zelaya- están para proteger a la gente del pueblo y no para abusar de ellos. Debe haber más control en los operativos, o la sociedad terminará por rechazar la presencia militar, lejos de verla como factor de confianza.
Ante esto, ¿ usted qué opina?, si tiene algo que opinar.

No hay comentarios: