lunes, 18 de mayo de 2009

Si los políticos no respetan la Ley, ¿entonces en quién confiamos?

Hace ya un buen tiempo cuando, aún, Rosa Isabel Gutiérrez era jefa del Departamento de atención a la Juventud (poco antes de su salida se elevó a Instituto), ella había estado trabajando en un programa en el cual rescataría a la Presidencia de Gómez Palacio de cualquier ataque de humo por parte de los fumadores compulsivos que por ahí merodeaban, incluso- ella me comentó en una entrevista- haría lo mismo por evitar que los funcionarios, todos, incluyendo regidores, fumaran en sus oficinas.

Pero pues a los señores que fueron elegidos “legalmente” para representar a grupos de gente que confiaron en ellos, parece no preocuparles tanto eso. Sucede que en todos los pasillos del municipio y dentro de las oficinas existen anuncios como la que está en la foto a continuación.





Pero hay excepciones ya que la ley no la cumplen algunos funcionarios, quienes fuman en sus oficinas como si la ley les pasara por encima. El olor es fuerte, ¿acaso nadie huele? Lo lamentable es que los anuncios que se les proporcionó para su oficina, están detrás de una torre de papeles que ocultan una de las normas promulgadas por el Estado de Durango.

Que no se tome esto como un ataque a los funcionarios del Ayuntamiento de Gómez Palacio, quienes nos llaman “amigo” cuando saludan. Pero si tomo de manera literal este adjetivo, que podría ser no más que un trato demagógico hacia los muchachos de la prensa- o bueno, me la voy a creer-, considero que es de amigos llamar la atención cuando estás actuando de manera errónea y, sobre todo, cuando estás cometiendo un delito. Violar la ley no es cosa de juego; recuerden que ustedes los políticos son los principales pregoneros de la democracia y lo que están haciendo al no cumplir tiene carácter autárquico.

Las autoridades deben hacer algo al respecto, no es justo que las leyes se hagan obligatorias para quienes no tienen vínculos con el poder, para quienes eligen a los gobernantes; y ornamentales para los que ocupan los puestos de gobierno, esos en quienes la sociedad deposita la confianza, y de quienes- suponemos- nos darán el ejemplo en el cumplimiento de las normas que se establecen- como lo declaran- para el desarrollo de los pueblos.

No hay comentarios: