miércoles, 1 de abril de 2009

A MERCED DEL HAMPA

POR JORGE RODRIGUEZ ESTRADA.

La una vez tranquila Comarca Lagunera, vive desde hace tiempo, una fuerte etapa de violencia que parece que nunca terminará. A diario, en los diferentes medios informativos, narran las frecuentes balaceras protagonizadas por grupos antagónicos que se disputan el control de la distribución de enervantes en la región.

En las reseñas se informa también de las acciones conjuntas que desarrollan los tres niveles de gobierno en su lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, sin embargo, tal parece que resultan insuficientes los rondines de presencia, operativos e incursiones realizadas en diversas colonias del poniente de la ciudad, pues las ejecuciones, así como los levantones, van en aumento.

Para nadie es un secreto que desde siempre, la venta de droga se ha tenido en la región, pero quienes controlaban este ilícito negocio, trataban de mantener una aparente calma, pues tenían a raya a los distintos grupos de puchadores. Eventualmente se presentaba algún ajuste de cuentas que en su momento conmociaron a la sociedad, pero luego de algunos días, los medios de comunicación dejaban de mencionarlo y al poco tiempo se olvidaba el hecho.

Por desgracia, hoy se viven otros tiempos. Todos los días se sabe de balaceras y ejecuciones, lo triste del caso es que sólo algunos de estos incidentes se llegan a publicar en los medios de comunicación, es más, otros ni se mencionan y si acaso el público se llega a enterar es a través de espacios de internet de periódicos foráneos y muchas de las veces, la gran mayoría, es de "oídas". a través de comentarios que pasan de boca en boca.

Llama la atención que mientras a nivel nacional se llega a informar que Juan de las Cuerdas fue acribillado por un presunto ajuste de cuentas en un pueblo ubicado en algún rincón del país, lo que sucede en La Laguna no se menciona con el famoso "Teacher" López Dóriga o con su contraparte de TV Azteca, Javier Alatorre.

Nos hemos cansado de monitorear los medios impresos y electrónicos en espera de conocer sobre los avances en la investigación de los numerosos crímenes registrados o bien de los "suicidios" que a últimas fechas se han presentado en el interior del Cereso o tan siquiera del estado de salud de Martha Calleros, directora interina del penal que fue levantada y golpeada por un grupo delictivo y todo ha sido en vano, pues ninguno lo menciona.

Por norma, un buen comunicador debe respaldar su información con una fuente confiable y de preferecia oficial, sin embargo, ni aun contando con ella se publica nada, lo que llama mucho la atención. Es de esperarse (y comprenderse) que los compañeros temen por su seguridad y la de sus familias, pero entonces ¿dónde queda el derecho a la información por el que tanto se ha luchado?

Cabe preguntarse al respecto el que además de los grupos delictivos que operan abiertamente estén interesados en que no se dé a conocer todo lo que pasa en la región, ¿quién más lo está? ¿La iniciativa privada que no desea ahuyentar los posibles inversionistas? ¿El Gobierno de la Gente que no quiere que Coahuila figure entre los estados con mayor índice delictivo? o ¿El régimen calderonista que pretende hacer creer a los mexicanos y mexicanas así como a los vecinos del norte, que la lucha contra el narcotráfico la está ganando? Lo cierto es que con toda esta reflexión lo único cierto es que tanto la sociedad lagunera como los medios informativos, estamos a merced del hampa.

No hay comentarios: