viernes, 20 de febrero de 2009

Descansa en paz, Ivancito

Hoy viernes por la tarde, he recibido la noticia que todos, en una familia, tratamos de evitarla, de evadirla, o de tratarla como algo que nos llegará en un día lejano, cuando a nuestros seres queridos les llegue el momento. Hoy, mi hermano Ivan ha muerto de una manera abrupta (por el padecimiento), pero sencilla (por el hecho). No quiero caer en explicaciones por razones personales.
Amigos, para los que ya han tenido un caso como este en su familia, no necesito decirles cómo me siento. y para los que aún tienen la dicha de no haber experimentado un suceso de esta naturaleza, quiero decirles que hoy es uno de mis días tristes. La ausencia física de mi hermano, el saber que no podré darle el regalo que le prometí, de llevarle el libro que le prometí, es una sensación dolorosa que se siente en el alma.
Ivan era un niño de 10 años con una proyección a futuro, un niño que se imaginaba como el hombre de la casa que cuidaría a mi madre. Desde que salí del Perú hace casi 7 años, le pedí que así lo hiciera.
Cuando hablaba con él su voz llegaba a tocar lo más hondo de mi existencia; algo me decía que es un ángel, algo me decía que tendría que elevarse a lo más alto y desde ahí cuidar a mamá en su camino por la vida.
Desgraciadamente la distancia es un factor que causa un dolor enorme, un vacío profundo, una impotencia cuando las condiciones no son adecuadas para salir corriendo y llegar al lugar donde él duerme para siempre.
Hermanito, donde quiera que estés, hasta el lugar que tu alma juguetea con otras almas puras como la tuya, hasta allá quiero decirte que serás inmanente a mí; estará tu imaginen grabada en mi mente con un poder indeleble. hablaré de ti con mucho énfasis, con mucho amor, y mi hijo te conocerá a pesar de no haberte podido ver nunca.
Quedo con ganas de muchas cosas, hermano, pero algún día estaremos jugando en la eternidad, en ese lugar que está hecho para los que luchamos en la vida: ese lugar donde descansamos la vida eterna.
Amigos, a ustedes que están junto a mi madre en este momento, quiero agradecerles con ímpetu, con toda mi existencia, que no basta. Hermanos, decirles algo es redundar, es caer en la disyuntiva de o los consuelo, o busco consuelo.
Nosotros seguimos en este andar, en este sendero que nos lleva a un intinerario que culmina en el lecho eterno, al que caemos sin saber dónde ni cuándo, pero caemos tranquilos.
Ivancito, desde esta latitud del mundo, desde este país que no ha hecho más que abrirme sus brazos y darme muestras de afecto, quiero decirte que descances en paz. un abrazo y un beso hasta donde estés.
Amigos, lectores de este espacio, espero comprendan que haya hecho uso de éste para expresar este sentimiento que la vida me ha probocado.
¡GRACIAS!

6 comentarios:

Isabel Rdz dijo...

miguel, te escribe Andrea la novia de Raulito, mi más sincero apoyo, también he experimentado este sentimiento y te crea una impotencia enorme, pero no debemos de hacer otra cosa más que tratar de seguir adelante.
Te mando un gran abrazo :)

R.E.Galindo dijo...

Quién diría que hace solo unas horas acabo de hablar contigo y ni idea tenía de lo que estaba pasando camarada, una disculpa, nunca he pasado por algo semejante pero la empatía que siento por tí me pone a reflexionar sobre la incertidumbre de la vida y la capacidad que tiene para sorprendernos, y en ocasiones abatirnos. No sé si sea simple coincidencia o una extraña manera de acomodarse de la vida pero hoy estaba leyendo un poema de un compatriota tuyo que quizá te acompañe en tu pesar, Vallejo, sólo recordarte que el tiempo lo sana todo aunque no sepamos cuanto tarde, en mi encuentras un apoyo, Ivan aunque no te conocí se que eres el angel que Miguel dice, cuidalo estes donde estes.

R.E.Galindo dijo...

Miguel te escribe Andy la novia de Raulito y siendo que yo no soy tan buena redactora no me queda más que decirte que cuentas con nosotros en lo que se te ofrezca, también he pasado por estos momentos y te comprendo, sé que sientes una impotencia enorme pero tenemos que seguir adelante pase lo que pase, siempre :). Tu hermano ya dejó la huella que tenía que dejar y debemos alegrarnos por eso, una vez más... tienes nuestro apoyo :). Abrazos!

Anónimo dijo...

Para Miguel y para toda la gente que ama a Ivancito y lo llevara en su corazon por siempre... Hay personas que llegan a nuestras vidas y se van, otras llegan y se quedan para siempre y hay otras mas que pasan como una estrella fugaz pero al hacerlo tocan nuestras almas, nuestras vidas ya no vuelven a ser las mismas, nos iluminan con su muy especial e intima luz que llevan consigo, que dicha haberle tenido entre ustedes, que maravilloso que el compartiera con ustedes amor alegrias aprendizaje y trascender despues de eso, gracias Ivancito por haber estado entre personas maravillosas y haberles dejado mucho de ti, gracias por ser ese angel de luz paz y amor, tu ciclo concluyo aqui en este tiempo en esta vida y continuara en otro espacio y un dia el reencuentro sera inmenso en alegria y dicha. Que afortunados son de haberle tenido, se que el dolor ahora es muy grande, pero viene por un gran amor entre seres especiales, y ese vacio que se siente hay que llenarlo, hay que honrar el camino de Ivancito amarle donde quiera que este y agradecerle por todo lo vivido por cada una de las experiencias y por lo que vino a compartir y ayudarles a aprender. Me uno a ustedes con el corazon con el mas profundo respeto esperando que encuentren la serenidad y paz en estos momentos.

Namasté
Ivonne Galván

Anónimo dijo...

Mucho gusto y alegria me da leer este mensaje tan importante y sobre todo sentimental, para los que en verdad sienten el dolor y el vacio que deja un ser querido cuando se marcha de este mundo, creo que no es por mucho tiempo el dejar este mundo tan corrupto y sucio pero algun dia estaremos juntos como siempre estuvimos en el comienzo de nuestros dias en donde uno aprendio dar sus primeros pasos uno si se imajinaba de lo que la vida y el futuro te tenia guardado, nos veremos quizas no en vida pero si con el alma.
Saludos y un fuerte abrazo a la distancia mi querido primo.
Un saludo a tu esposa e hijo y toda tu familia de los cuates.

Cesar Augusto Quiroz Chapoñan

Anónimo dijo...

Hno que te puedo decir, los 2 sabemos el dolor que ha causado para todos nosotros las pérdida de nuesto hnito Ivan, quiero que sepas que ahora tenemos que estar más unidos que núnca y como siempre seguir apoyandonos en todos como siempre lo hemos hecho..
te amo y siempre estaré para lo que me necesites, eres un gran escritor estoy muy orgullosa de ti..
tu Hna que te ama y te extraña mucho
Lizeth